Tu éxito es tu peor enemigo: simplicidad brutal

*Pedro Reymond



Es maravilloso conseguir logros importantes en la vida y ser admirado por esto. Pero, muy pocos saben lo que hay realmente detrás de un gran éxito. De hecho, en muchas ocasiones la otra cara del triunfo es oscura. Porque, cuanto más conquistes más desafíos considerables debes afrontar, por tanto tu vida se complicará en una espiral infinita.


Cabe destacar que, los ejecutivos exitosos pueden padecer de estrés. Por tal motivo, la Organización Mundial de la Salud manifiesta que tiene un impacto negativo en la salud física y psicológica de los trabajadores. Además, de afectar la eficacia de las organizaciones para las cuales trabajan.


Asimismo, el estrés en los CEOs es más común de lo que te imaginas. De acuerdo con un estudio efectuado por DKV Salud y Bienestar y la Universidad Europea. Denominado ¿Cuál es el índice de vida saludable en los directivos en España? Se obtuvieron los siguientes resultados:


· 91% de los ejecutivos encuestados manifestó que padecen estrés.

· 80% afirmó que el estrés los hacía sentirse al borde en ciertos momentos.


Por otra parte, el informe de “Salud Mental en el Trabajo” efectuado por la organización Business in the Community. Se determinó que la autoridad y la depresión se relacionan y que representan un riesgo dos veces mayor para los CEOs y altos directivos. Igualmente, el peligro crece más porque estas personas son más proclives a evitar el tratamiento, pues se escudan detrás de su éxito.


Lo anteriormente descrito representa una situación muy delicada que puede traer resultados nefastos. Ya que, la vida de la mayoría de los líderes es un caos debido a que trabajan demasiadas horas. Puesto que, tienen más presión y para dar el ejemplo desbordan constantemente sus límites.


De igual manera, nunca quieren abandonar por un momento sus labores. Así que, disponen de muy poco tiempo libre y en consecuencia dejan de lado su autocuidado. También, permanentemente se rigen por la premisa “yo soy una roca y lo aguanto todo” o “no es necesario cuidarme, ni dormir, porque no me hace falta”.


Todo esto conlleva a que sacrifiquen una nutrición adecuada, diversión, descanso, actividad física, tiempo para relajarse y el sueño. En vista de que, hay que cumplir con múltiples compromisos.


Es preciso mencionar que, muchas veces por actuar de esta manera estas personas están agotadas y no lo perciben. Porque, la adrenalina que tienen a diario por cumplir con todo ocasiona que no escuchen las señales de alarma de su organismo.


Ahora bien, cuando no escuchas estas señales y solo quieres ir hacia adelante a costa de todo sin darte cuenta inicias un camino hacia el desgaste de tu energía, tu nivel de claridad mental se nubla y la capacidad de concentración disminuye. Por tal motivo, no rendirás al máximo como esperas.


Además, de sufrir los síntomas de estrés laboral, hay que agregar la angustia por no atender a tu familia como se merece. Lo cual te atrapará en una situación donde tienes que sacrificar horas de descanso para cumplir con tus compromisos familiares y de trabajo al mismo tiempo. De modo que, estarás mal humorado, encolerizado, deprimido y sufriendo de insomnio.


Por si fuera poco, hay que adicionarle a todo esto el sentimiento de soledad que experimentan la mayoría de los grandes líderes. Pues, con frecuencia estás rodeado de personas que te admiran por tus logros pero no tienen idea de todos los desafíos que a diario enfrentas.


Conviene mencionar que, el sentimiento de soledad te hace sentir infeliz. Además, esta es una situación que es muy grave y no debes restarle importancia. Ya que, afectará negativamente a los miembros de tu equipo de trabajo y a tus seres queridos.


¿Cómo Es La Vida De Muchos Líderes?

Luego de una larga y extenuante jornada laboral y a pesar de haber rendido al máximo. Apenas llegas a tu casa, a los 15 minutos te llaman para informarte que están pendientes varias cosas. Entonces, sentirás esa sensación de angustia, inquietud y ansiedad, porque te quedaron asuntos por resolver.


Igualmente, tu familia te presiona pues quiere tener tu presencia en casa. Pero, no solo en lo físico pendiente del celular o de tu computadora, sin conectarte con los asuntos familiares. Tus seres amados exigen una presencia total cuando estás con ellos, sin que voltees tu atención a tus compromisos laborales.


¿Cómo Resuelvo Este Caos Para Cumplir Con Mis Deberes Familiares Y Laborales?

Es probable que en estos momentos te estés preguntando ¿Qué puedo hacer para evitar llegar a estos extremos? Asimismo, no sentirte culpable por no atender a tu familia como se debe y que no se afecten los resultados de la empresa.


Lo primero que tienes que hacer es reconocer el caos que vives en este momento y tomar la decisión para equilibrar tu vida. A continuación te daré algunas sugerencias para que comiences a cambiar esta situación:


· Horario de finalización del trabajo: Establece un horario de finalización de tus actividades laborales y cúmplelo sin excusas. También, infórmalo a tu equipo de trabajo para que sepan que a partir de una hora específica no estarás disponible, hasta el próximo día.

· Planifica tu día: Las actividades no planificadas es posible que no se cumplan, por tanto, todas tus tareas deben ser agendadas. Desde hacer ejercicio, el tiempo para recargar energía, recoger a tus hijos en el colegio, todos tus compromisos familiares, reuniones con tu equipo, llamadas, por nombrar algunas.

· Establece prioridades: Priorizar no quiere decir utilizar la matriz urgente-importante porque está obsoleta y en el mundo en que vivimos hoy no es funcional. Priorizar correctamente es analizar las tareas de gran impacto que permitirán que tu trabajo avance para cumplir con tu meta y ser productivo. Por esto, debes saber identificarlas y ponerlas en la cima de tu lista.

· Delega con eficiencia: La mayoría de los líderes no delegan lo suficiente, porque en su mente tienen el paradigma del micromanagement. De hecho, las causas por la cuales los CEOs no delegan son:


ü No quiero perder el control de los procesos.

ü Nadie hará esta tarea mejor que yo.<