Sisal Tejidos abrirá tienda física y un e-commerce para conquistar mercado nacional e internacional

Por Mario Hernández



Aunque solamente el 5% de la hoja del henequén es fibra, el 95% restante se desperdicia, situación que la compañía Sisal Tejidos revertirá al utilizar dicho desperdicio para fabricar subproductos como el bagazo mezclado con maíz para obtener alimento para animales, abono para la tierra; biocombustible, biogás, e incluso se podrá generar energía como lo están haciendo en Tanzania.


Todos estos subproductos es parte de lo que haremos, le apostamos a un desarrollo integral para que se aproveche lo más posible la planta del henequén, reveló Nerio Torres Arcila, director ejecutivo de la empresa yucateca al señalar que “hoy el mundo está receptivo a la utilización de fibras naturales, y a muchas personas nos hizo reflexionar durante el 2020 y gran parte del 2021 por la pandemia del covid19, sobre qué tan responsables hemos sido con el medio ambiente”.


“Mucha gente, en este encierro, pudo ver en su casa la posibilidad de poner un tapiz con fibras naturales o una alfombra que le dé otra vista a su casa, en realidad la pandemia vino a fortalecer el sector de alfombras y tapetes de fibras naturales del mundo”, dijo.

En entrevista exclusiva con Noticias APP, afirmó que en Yucatán sí se puede vislumbrar un resurgimiento del oro verde, un renacimiento de la planta del henequén y su aprovechamiento como una industria de productos ecológicos y biodegradables que respeten el cuidado del medio ambiente.


Nerio Torres explicó que el henequén es una planta muy noble que no necesita riego y además la inversión que realizaría un productor o un empresario que quiera sembrar henequén es muy baja por cada hectárea de henequén. “Es una planta que no requiere mayor mantenimiento, calculamos que tiene un costo anual de mantenimiento por hectárea de henequén de siete mil pesos, una inversión bastante accesible en comparación con otros cultivos”.


Al cuestionarle sobre cómo puede crecer de nuevo la industria del henequén en Yucatán, explicó que la empresa está promoviendo a la gente que se alejó del henequén a que vuelva a sembrar esta planta porque hoy el precio por kilo es mucho más alto que antes de la pandemia del covid19 y “nosotros estamos dispuestos a dar contratos a quienes deseen sembrar henequén, contratos que garanticen no solamente la compra de toda su fibra sino también un precio por arriba del precio del mercado”.


Lo anterior al indicar que la derrama económica que hoy tristemente se está dejando en Brasil y en Tanzania, mejor se quede en México porque a ellos se les está comprando la fibra debido a la dificultad de obtener las fibras locales. “Estamos dispuestos a pagar lo mismo que pagamos a las empresas extranjeras con tal de que el desarrollo del henequén se dé aquí en Yucatán y que la derrama económica la puedan sentir aquí en nuestro estado”, apuntó el director ejecutivo de Sisal Tejidos.


Torres Arcila aseguró que en esos terrenos que alguna vez fueron henequeneros, hoy difícilmente se puede producir alguna otra cosa por la cantidad de piedra y muchos ejidatarios, muchos parcelarios están tentados en vender sus tierras a gente que quiere lotificar en el sector inmobiliario, por lo que exhortó a los yucatecos a no vender sus tierras, pues consideró que otra alternativa es que las pueden poner a producir.


Incluso, dijo, aquellos que compraron para futurear en esas tierras en 20 años, siembren hoy henequén porque es un cultivo que solamente hay que esperar 5 años para poder cosechar, y aunque lo difícil como en todo negocio es al principio, una vez que empieza a cosechar en 2 años recuperan su inversión y tienen 13 años más para estar cosechando y explotando la planta.


“El henequén es una planta que incluso en su época de decadencia al año 15, antes de morir, te va mostrando que ya va a morir porque le sale un varejon, un quiote, o rama al centro que trae una gran cantidad de hijuelos, y además durante todo su ciclo de desarrollo también va dejando hijos alrededor para que el productor siempre pueda aumentar sus hectáreas sembradas”, expuso.

PRODUCTOS CON IDÉNTIDAD CULTURAL


Al señalar las bondades del henequén, Nerio Torres comentó que esta planta es parte de la historia de Yucatán y lo que Sisal Tejidos pretende es que esta época del oro verde no sea una época de un tesoro perdido porque está vivo y lo queremos demostrar.


“Estamos generando empleos convencidos de que hay una historia que la gente de fuera está susceptible de recibir, que es una historia de manos mayas cultivando una planta nativa de Yucatán que se transforma en fibra y que la fibra se transforma en hilo y que el hilo se transforma en una alfombra y que tú puedes tener esta trazabilidad de esta gran historia que lleva consigo el henequén y tenerla al alcance en tu domicilio”, ahondó.

El director ejecutivo de Sisal Tejidos afirmó que la compañía transformadora del henequén tiene como objetivo reactivar la industria henequenera en Yucatán, pues recordó que le dejó una gran historia, un gran legado al estado que desafortunadamente fue perdiendo la siembra del henequén porque empezaron a competir otros países con el sisal, cómo le llaman de manera internacional.


Esta decadencia ocasionó que muchos productores encontrarán dificultades para subsistir, ya que el 62% de la de las tierras de Yucatán están llenas de piedra y la alternativa que ellos tenían era el henequén y al perderse este cultivo complicó el desarrollo económico de sus familias, por lo que Don Fernando Ponce, dueño de la compañía tiene la visión de reactivar esta industria colocando como primera herramienta la fábrica ubicada en Motul que tiene tres hectáreas de nave industrial y da empleos directos a cerca de 250 personas.


“Estamos buscando que de manera indirecta brindemos muchos más empleos, pero en la siembra y en la cosecha del henequén, pues consideramos que con esta materia prima nosotros vamos a poder continuar ofertándole a todo el mundo: alfombras, tapetes, y cordelería con fibras naturales”, agregó Torres Arcila.