Seis tips para para un efectivo liderazgo invisible

*Pedro Reymond


Imagen tomada de estrategiaynegocios

Es impresionante la cantidad de libros y artículos que se han escrito sobre el liderazgo, de hecho existen tantos modelos para liderar que muchos quisieran ser líderes motivados por su ego, ansias de poder o el éxito.


Sin embargo, en estos tiempos de revolución industrial 4.0, mercados globalizados, talento humano diverso y un panorama económico cambiante, nos hace pensar que ejercer un liderazgo no es seguir un modelo establecido donde todo el mundo te vea en primera fila para recibir la atención y el crédito.


Se trata de ser ese líder que inspire a sus colaboradores a compartir una visión de un futuro mejor, que ofrezca ideas innovadoras y sepa detectar las fortalezas y debilidades de su equipo para desarrollar sus capacidades. Esta forma de gerenciar es lo que se conoce como liderazgo invisible.


Si deseas ser el líder que realmente necesita tu organización, sigue leyendo las sugerencias que te traigo:


Establecer una cultura donde la gente sea importante


El liderazgo invisible funcionará cuando se establezca una cultura donde los colaboradores tengan claro que ellos son importantes. Donde se aliente a los miembros del equipo a comprometerse con el éxito de la organización. Ya que, tienen la libertad de expresarse, de analizar con pensamiento crítico y mostrar sus mejores ideas para resolver problemas.


Involucrar y empoderar a tus colaboradores


Para ejercer un liderazgo invisible es necesario fomentar la autonomía en tus colaboradores. El ambiente laboral tiene que involucrar a los empleados y empoderarlos, que demuestren sus habilidades y destrezas para sacar adelante los proyectos. De esta manera, les estarás dando oportunidades para crecer personal y profesionalmente.


Así que, fomenta más la comunicación horizontal con tu equipo y escúchalos, así sentirán que los toman en cuenta.


La tutoría es mejor que el control excesivo


No es sencillo cambiar a una cultura donde se deje de practicar la estructura de control. De hecho, los líderes invisibles jamás son los jefes controladores. Al contrario, son los que ofrecen apoyo y cuando es necesario tutoría a los miembros de su equipo.


El líder controlador se ocupará de lo tangible, de una gran cantidad de métricas y las asignaciones que hay que entregar. En cambio, los mentores renuncian a parte de su poder para focalizarse en el cómo y el porqué de las decisiones que se toman.


Asume tu responsabilidad ante el fracaso y deja que tu equipo brille en el éxito


Si eres de las personas que te gusta destacar individualmente no ejerces un liderazgo invisible. Demostrar egocentrismo solo ocasionará que tus colaboradores se incomoden. Ellos son empleados capacitados y también forman parte del equipo.


Por tanto, si se presenta un escenario de fracaso, jamás actúes buscando los culpables para evadir la responsabilidad. Debes transformarte en una columna sólida que respaldará a su equipo de trabajo.


Dale a tu equipo la oportunidad de mejorar los sistemas


El liderazgo invisible es una forma de gerenciar donde no tienes que estar constantemente implementando sistemas rígidos de mejora continua. Conseguirás el éxito si tus empleados participan y están alineados con los objetivos y metas organizacionales.


Tu influencia y buen ejemplo logrará que tus colaboradores se comprometan. Pues, no se trata de tener la mejor tecnología e instalaciones, el secreto es saber adaptarse a los mercados cambiantes y a las exigencias de los clientes.


Liderazgo invisible, pero sin que se olviden de ti


El liderazgo invisible impulsa la comunicación horizontal, el empoderamiento, confianza, colaboración y la inteligencia emocional entre tus colaboradores. Sin embargo, hacerse a un lado por ratos para que tu equipo sea productivo, no significa que estarás ubicado en una dimensión desconocida donde nadie se acordará que tiene un líder.


Estás allí para guiar, inspirar y marcar la diferencia sin ser un controlador compulsivo, ni el gerente que pide una ovación a cada rato.


En resumen, te darás cuenta si tu liderazgo fue exitoso cuando se note que ocurrió un cambio positivo en la organización, que tus empleados son mejores personas y profesionales, porque aprendieron a tu lado y prosperaron.


Te puede interesar: ¿Un Líder Vulnerable Está Destinado A Fracasar?