Salud mental, en la mira: Camino del Bienestar

Por Marcela Padua


Imagen tomada de Man Medical Institute

Aunque la ansiedad y el estrés han estado presentes en la conducta de los colaboradores de cualquier empresa u organización desde hace décadas, no se había prestado tanta atención a esta problemática -que junto con la depresión forma parte de la salud mental-, hasta que los efectos de casi dos años de confinamientos pandémicos se hicieron evidentes al momento de regresar a las actividades presenciales.


Incertidumbre, encierro, desconsuelo, lejanía, fatiga, percepción de pérdida de la libertad a lo largo del periodo de crisis covid, marcan en forma clara un estado poco armonioso o afectado en términos de salud mental, mismo que sigue alimentándose este 2022 con las circunstancias económicas deterioradas presentes en nuestros países y por tanto en el escenario laboral-social.


La salud mental en el entorno laboral


Las áreas de capital humano (antes recursos humanos) ahora se abocan a procurar la inclusión de beneficios tangibles para los colaboradores que apoyen un buen estado de salud mental. O al menos ese es el discurso.


Algunos ejemplos de tales beneficios tangibles son las actividades programadas del tipo de Pausas Activas para respirar conscientemente y hacer estiramientos; disponibilidad de fruta fresca en las áreas de cafetería o comedores; implementación de horarios escalonados y flexibles; establecimiento de las rutinas para el trabajo híbrido y a distancia; disponibilidad de un coach o terapeuta que pueda escuchar y orientar a los colaboradores en situaciones de incomodidad o de crisis; espacios diseñados para colaborar -al estilo de WeWork-, respetando el espacio vital individual, etc.



Todo lo anterior es factible. El monto que la empresa invierta en ello se verá reflejado en un mejor ambiente de trabajo, en mejores actitudes y desempeño de los colaboradores, incluso en el nivel de lealtad hacia la organización. Por supuesto que transformar la realidad requiere de un alto compromiso desde los puestos directivos.


En los hechos, a manera de ejemplo al menos en nuestro país -salvo contadas organizaciones-, el regreso a las actividades presenciales se ha llevado a cabo arrastrando los mismos problemas, los mismos enfoques y las mismas exigencias pre-existentes hacia los colaboradores, sin considerar el agotamiento, el estrés y la desconfianza que nos han marcado. Dos ejemplos: no se está abordando la necesidad de mantener los modelos híbridos de trabajo para desactivar la enorme presión – monetaria, de tiempo y de descanso-, que implican los desplazamientos hacia y desde las oficinas o centros laborales; no se está evitando el uso de checadores horarios de ingreso y salida, que tanto estrés provocan.


En fin, hay mucha presión, mucho desconcierto y muchas señales cruzadas. Los hechos: la ansiedad, la angustia, el estrés y las manifestaciones depresivas están al alza.


Por cierto ¿Qué es Salud Mental


A manera de entendimiento general se considera que es “el estado de bienestar subjetivo en el que la persona es capaz de hacer frente a las demandas psicosociales del día a día, es consciente de sus capacidades y puede gracias a ellas adaptarse e integrarse de manera efectiva en el mundo que le rodea.”


El supuesto que se plantea es que se requiere de un buen estado de bienestar psicológico para poder considerar que existe una buena salud mental.


Hasta aquí vamos bien: discurrir entre una definición y otra, encontrar sus similitudes y diferencias, en fin, establecer un marco de referencia para el tema.


Pero enseguida viene una avalancha de elementos de donde hay que elegir con cuales nos interesa dar el siguiente paso, porque entre los enfoques psicológicos, laborales, psiquiátricos, sanitarios o legales, por mencionar sólo algunos cuantos, el abanico de posibilidades se torna bastante amplio.


Continuaremos con este tema en las siguientes entregas.


Te puede interesar: Cinco consejos para inyectar bienestar en tu ambiente diario: Camino del Bienestar

 

Marcela Padua es consultor organizacional y terapeuta. Durante varios años trabajó en el mundo editorial, como publisher y columnista. Fundó y dirige XARENI Consultores, firma dedicada a la comunicación, mercadotecnia y relaciones públicas, especializada en tecnología. En paralelo ha desarrollado un fuerte trabajo de preparación y práctica como terapeuta, alrededor de la medicina tradicional china y la alimentación consciente, teniendo como eje principal el ChiKung.

Facebook: Centro Sanbao, Marcela Padua y XARENI Consultores

LinkedIn: Marcela Padua

® El nombre de la columna y su contenido están registrados y protegidos por Derechos de Autor a favor de su creadora Marcela Eugenia Padua Díaz.