¿Sabes por qué puedes hacer ciertas cosas y otras no? La clave está en el Autoconcepto

*Kazumi Murata


Imagen tomada de freejpg

Antes de certificarme como buza, el buceo y el mundo marino estaban fuera de mi radar. Claro, crecí viendo a Jacques Cousteau y me maravillaba con lo que él nos mostraba, pero para mí era algo más cercano a la ciencia ficción que a la realidad. Además, cerca de mí no había ningún buzo. Por lo tanto, el buceo era prácticamente inexistente para mí.

Desde que me casé Antonio me decía que algún día se certificaría como buzo, pero yo lo escuchaba y me sonaba igual a “algún día viviré en Júpiter” y como no sucedía, para mí seguía siendo algo de otra dimensión.

Un día de junio de 2019 Antonio me comentó:

- Este fin de semana voy a certificarme en buceo, ¿vas conmigo o te quedas?

La decisión debía de tomarse rápido porque tenían que enviarnos la información teórica para estudiar antes de hacer las prácticas y luego presentar un examen escrito. Y entré en una crisis: me daba pánico bucear y a la vez sentía que me podría perder de muchas aventuras con Antonio. Así que con mucho miedo dije:

- Voy contigo.

Hoy en día, es una de las actividades que más disfruto y que me ha abierto un mundo nuevo tanto dentro del mar como con nuevos grandes amigos.

Pero ¿por qué entré en crisis?

Porque mi Autoconcepto entró en crisis.

Para Semiología de la Vida Cotidiana®, toda crisis es crisis del Autoconcepto.

Y, ¿qué es el Autoconcepto?

Es la manera como me percibo a mí mismo. Este conjunto de percepciones determina mi contexto de significación y su correspondiente esfera de acción, por lo tanto, lo que no está en mi contexto de significación no es posible llevarlo a la acción.



Veamos.

En mi contexto de significación, bucear era una actividad de otro mundo. Por lo tanto, yo, por mí misma, jamás hubiera escogido bucear, es más, ni siquiera se me hubiera ocurrido, no estaba dentro de mi esfera de acción. Entonces, en mi Autoconcepto no existía una Kazumi buza. Empero, llega Antonio y me presenta esa posibilidad y mi Autoconcepto entra en crisis porque se da cuenta de que Kazumi podría ser buza. Después de darme la oportunidad y certificarme, mi Autoconcepto cambió y ahora he integrado en mí el buceo.

¿Por qué es tan importante el Autoconcepto?

Porque a partir de él creamos todos los significados de nuestro entorno (incluidos nosotros mismos), que se manifiestan en cada uno de los pensamientos, creencias y valores, determinando de qué manera vamos a actuar y relacionarnos con el mundo. Sin embargo, este Autoconcepto no es estático, puede cambiar, evolucionar, involucionar, ser condicionado, reformularse, transformarse, es decir, es dinámico.

Yo fumé cigarro muchos años y me percibía claramente como una persona que disfrutaba fumar. Un día decidí dejarlo y lo logré por un poco más de tres años, pero en mí seguía muy presente el cigarro: la “nostalgia” de fumar después de comer o como compañero del café, contaba los días y meses que llevaba sin fumar, veía a alguien fumando y se me antojaba. Un día recaí y fumé el triple, como para recuperar el tiempo “perdido”. Y después de un par de años fumando con desesperación y mucho trabajo interno, logré dejar el cigarro y cambiar mi Autoconcepto de:

Kazumi la que está dejando de fumar”

A:

Kazumi la no fumadora”.

Eso hizo toda la diferencia.

¿No eres capaz de comer sano? ¿No te sientes apto para ese puesto? ¿No eres constante con el ejercicio? ¿Te sientes fracasado por ese divorcio?

Revisa tu Autoconcepto, encontrarás información muy reveladora.

 

*KAZUMI MURATA

Consultora y Comunicadora certificada en Semiología de la Vida Cotidiana®

Miembro certificado de la Asociación Internacional de Semiología de la Vida Cotidiana A.C.

Terapeuta holística: terapia cuántica y practicante de Barras de Access Consciousness®

Apasionada del buceo. Escritora

Facebook: kazumimurata.semiologa