Romper con las viejas rutinas: Camino del Bienestar

Por Marcela Padua


Imagen tomada de ABC Blogs

Nos encanta establecer rutinas, repetir conductas, afianzar hábitos. Es algo que nos da confianza y evita que utilicemos el pensamiento para cosas que consideramos de importancia menor, dejando automatizada buena parte del día (y de la vida).


La mente programa ese hábito o rutina, lo deja establecido y pasa a ocuparse de otros asuntos. Es el “piloto automático” al que solemos hacer referencia coloquialmente.


Pero ¿es la mejor alternativa?


La atención y las rutinas

Hay quienes al despertar brincan de la cama y buscan ansiosamente una taza de café o un cigarro. Otros se estiran y se levantan para llegar rápidamente al baño. Algunos más manotean para desactivar el despertador. Luego una sucesión de tareas como desayunar, salir al trabajo, regresar del trabajo, preparar la cena, irse a dormir…despertar, brincar de la cama, desayunar salir al trabajo… ¡Uf! Así como estos ejemplos, hay otros tantos que nos dan una idea de rutinas o hábitos establecidos, en los cuales ya no ponemos atención, simplemente suceden.


Hasta que nuestro entorno cambia y obliga a la transformación. O bien, el hartazgo y desmotivación derivados de tal monotonía provocan una sacudida tal en nuestro interior que decidimos romper rutinas.


Es ahí donde la atención llega al rescate porque resulta necesario modificar la rutina o el hábito. Tomemos como ejemplo un viaje, y para hacerlo más amable, uno de vacaciones: hay que levantarse dos horas antes para ir al aeropuerto – no hay cigarro ni taza de café posibles -; una ducha breve, verificar maletas y documentos de viaje, solicitar un taxi, traslado, trámites de embarque, tiempo de espera y, por fin, en al asiento correspondiente listos para el viaje.


Un proceso distinto a lo habitual que pone en juego algo de adrenalina, conciencia de los pasos a seguir y atención en cada uno de ellos. Desde ahí ya podemos considerar no sólo que hay vacaciones -porque el proceso disruptivo le facilita a la mente trabajar de otra manera y salir de la zona de confort preestablecida-, sino que estamos rompiendo con la rutina.


Refrescar la mente


Rutina, hábito, costumbre, no importa cómo llamemos a este repetir inacabable de un mismo comportamiento a lo largo de días, semanas o meses. Tiene un valor pragmático, sí, porque da relativa certeza de que las cosas son de una determinada manera, con poco margen para los cambios, equivalentes a riesgos.


No obstante, su connotación positiva implica a la vez su lado desfavorable: disminuye la creatividad, ralentiza el pensamiento crítico, abona al conformismo.


Así que ¡a refrescar la mente!, aceptando un poco de riesgo y poniendo en juego una buena dosis de voluntad. Van algunas recomendaciones para romper rutinas:


1. Realizar un viaje relámpago a un sitio que nunca hayas visitado – Puede ser tan sencillo como ir a un Museo o un Centro Comercial que no conoces, por el mero gusto de hacerlo.

2. Cambiar la distribución de los muebles en tu sala o en tu dormitorio – Lo cual aplica también para la oficina, o para las estanterías. Las nuevas ubicaciones de los objetos te retan a poner atención.

3. Dejar espacio para la improvisación – Un tiempo cada día destinado a realizar algo que se presente en el momento, algo no planeado.

4. Modificar o intercambiar algunos horarios – En vez de ver la TV y luego cenar, hacerlo al revés, primero la cena y luego la TV.

5. Jugar con los ingredientes en la cocina – Tantos condimentos, tantas salsas disponibles y sin usar. Ya que están en tu despensa, pruébalas, mézclalas, agrégalas a tus platillos.


Cada cambio que realizas, por pequeño que sea, genera una transformación importante en tu estado de ánimo, en tu conciencia y en tu bienestar


¿Qué otras recomendaciones se te ocurren? Queremos leerte.


 

Marcela Padua es consultor organizacional y terapeuta. Durante varios años trabajó en el mundo editorial, como publisher y columnista. Fundó y dirige XARENI Consultores, firma dedicada a la comunicación, mercadotecnia y relaciones públicas, especializada en tecnología. En paralelo ha desarrollado un fuerte trabajo de preparación y práctica como terapeuta, alrededor de la medicina tradicional china y la alimentación consciente, teniendo como eje principal el ChiKung.

Facebook: Centro Sanbao, Marcela Padua y XARENI Consultores

LinkedIn: Marcela Padua

® El nombre de la columna y su contenido están registrados y protegidos por Derechos de Autor a favor de su creadora Marcela Eugenia Padua Díaz.