Qué es y cómo superar el síndrome del impostor: Simplicidad Brutal

*Pedro Reymond


Imagen tomada de Depsicología

¿Sabes qué es el síndrome del impostor? ¿Cómo repercute en tu trabajo? Es uno de los síndromes más comunes, siendo un fenómeno con un gran impacto negativo en cualquier persona. A continuación, veremos en qué consiste y abordaremos algunas estrategias para superarlo con efectividad.


Definición del síndrome del impostor

El síndrome del impostor es un padecimiento tan común que la mayoría de los líderes de cualquier empresa lo han sufrido alguna vez. Consiste en la incapacidad que tiene alguien para ver sus propios logros. Además, genera un sentimiento de fraude, pensando en que será la decepción de todos los demás.


A la larga, la frustración podría ser tan elevada que el rendimiento del trabajo será totalmente nefasto. Es importante destacar que el fenómeno del impostor afecta aproximadamente a 70% de la población. Hablando sobre el campo laboral, la plataforma de redes sociales Blind realizó una encuesta a 10.000 trabajadores, donde el 58% admitió haber sufrido este síndrome.


Sin embargo, estos sentimientos de inseguridad son posibles de erradicar de la mente. Si estás pasando por esta situación, o algunos de los integrantes de tu equipo de trabajo, tienes que leer los siguientes puntos.


Identificar el síndrome

Para comenzar, debes definir si estás sufriendo del síndrome, o si simplemente se trata de un momento puntual con poca seguridad. En el año 1993, la doctora Pauline Rose Clance publicó “El Fenómeno del Impostor”, una investigación que analizó todos los detalles de dicho fenómeno.


Las personas que se ven afectadas por este fenómeno sufren de incompetencia en todos los sentidos, a pesar de ver el éxito frente a sus ojos. Por otro lado, tampoco logran interiorizar sus logros.


De hecho, muchas de ellas, cuando ven todos los resultados obtenidos, se sienten como impostoras. Esta es esa sensación de dónde surge el nombre del síndrome, el cual es muy superior a solamente poseer falta de confianza o baja autoestima. También está ligado al perfeccionismo y la ansiedad.


Reconocer el síndrome

La manera más rápida de reconocer si alguien sufre del síndrome del impostor es estar atento a algunas frases. Estas se relacionan con las emociones y pensamientos de quienes sienten dicha inseguridad y sentimientos de pesimismo.


· No puedo permitirme fallar: Una emoción que genera presión excesiva, rayando el perfeccionismo, lo cual podría dar paso a la frustración.

· Soy un fraude: Es el sentimiento que tienen las personas cuando ven el éxito, pero creen no merecerlo.

· Fue sólo un golpe de suerte: Una de las tendencias más comunes, generada por el miedo a no tener el mismo éxito posteriormente

· El éxito no es importante: Relacionada con no aceptar el reconocimiento que se obtuvo por méritos propios.


Cómo combatir el síndrome del impostor

Primeramente, es importante aclarar las emociones que se sienten justo cuando surjan. Estar consciente de los pensamientos es indispensable para que sea más fácil cambiar de perspectiva. También es muy relevante identificar las causas o momentos que llevan a pensar de manera insegura.


El segundo paso consiste en redefinir las reacciones, no dejando entrar los pensamientos de fraude a la mente. Todos tenemos derecho a ser reconocidos por nuestros esfuerzos y el éxito obtenido. Pero claro, esto no quiere decir que lo sabrás todo, aunque sí que tienes cualidades para ser alguien exitoso.



Otros aspectos claves a analizar son los siguientes:


Expresar pensamientos y sentimientos

La mayoría de las personas que han logrado grandes cosas, generalmente han pasado por esa sensación de inseguridad. Por lo tanto, conversar con alguien de confianza y que transmita seguridad es una ayuda inestimable. Los diálogos abiertos ayudan a superar las más terribles experiencias.


Crear oportunidades para aprender

Al tener sentimientos negativos, es importante analizar el contexto para ver qué se puede aprender de la situación. Usar todas las oportunidades de manera constructiva es una excelente forma de desarrollar más confianza y optimismo.


Ser amable contigo mismo

Nadie en el mundo es perfecto, así que cometer errores es completamente comprensible. Incluso, las personas más exitosas han podido alcanzar la cima solo tras una serie de largas equivocaciones. No es para nada recomendable que dejes a un lado todos tus logros simplemente por haber cometido un error.


Buscar ayuda

El apoyo es necesario en todo momento, así que pedir ayuda es una gran alternativa en algunas ocasiones. Ten en cuenta que conseguir todo por tu misma cuenta no siempre es posible. Además, hablar con otros es una forma práctica de sobrellevar contratiempos, incluso tener pensamientos más realistas.


Enfocarse en la meta final

Para obtener el éxito, es cierto que se presentarán trabas y dificultades a lo largo del camino. Pero estar enfocados en el resultado final permite mantener la mente calmada y optimista porque una meta a largo plazo no permite que los fallos diarios te frustren. También es apropiado ir paso por paso, cumpliendo pequeños objetivos que redunden en una gran meta final.