El arte de la organización: EL ARTE DEL BUEN LIDER

*Patricia Doménech


Imagen tomada de bvgpsicologia

Los expertos aseguran que tardamos aproximadamente 15 min en retomar la concentración después de haber sido interrumpidos.


¿Te suena esto de empezar a trabajar entrarte una llamada “urgente” de esa llamada pasar a mirar un correo, de ahí mirar el whatssap y acabar sumergido en el intenso y selvático mundo de las RRSS?


Bienvenido al club de los abducidos por el limbo


No llevarnos bien con nuestro tiempo produce stress, frustración además de no tener tiempo para nosotros mismos familia y amigos. Porque nadie ha dicho que seamos poco trabajadores y que no tengamos ganas de sacar nuestros sueños profesionales adelante NOOOO al contrario. Precisamente por eso entramos en bucle y a menos objetivos de trabajo cumplidos más horas de nuestro tiempo invertidas, y más y más... Ahí aparece una sensación de no controlar absolutamente nada, de estar todo fuera de nuestro dominio. Está perfectamente comprobado que cuando no organizas tu tiempo, tu vida pasa a ser de los demás


El tiempo es el que existe ,24 horas al día. Eso de querer que el día tenga más horas es un tremendo error, si no tienes una buena gestión de tu trabajo tendrías más horas para perderte en el limbo y total a estas alturas que necesidad hay de vivir en el limbo 5 horas más ¡¡¡Nada!!! cambiemos el concepto


Existen diferentes técnicas de gestión del trabajo en el tiempo, no hay unas mejor que otras en realidad, el grado de éxito que alcance dependerá de tu carácter, tu estilo de trabajo y las actividades a las que vas a aplicar las técnicas. Por lo tanto, solo podrás encontrar la técnica (o combinación de técnicas) más efectiva para tu caso específico.


Para la organización del trabajo cuando estás en el ordenador viene muy bien la técnica Pomodoro. Creada por Francesco Cirili obtiene su éxito debido al cambio alternativo entre concentración y descanso, así al cerebro le cuesta menos trabajar de manera centrada y efectiva incluso durante varias horas. Es una técnica muy fácil: debes dividir tus tareas en unidades de 25 minutos. Entre cada uno de los primeros cuatro intervalos de trabajo debes realizar una pausa de 5 minutos, tras la cuarta unidad de trabajo, haz una pausa un poco más larga, de entre 20 y 30 minutos. Cada unidad de trabajo se denomina Pomodoro. Lo ideal en el intervalo de descanso es levantarte del ordenador.


Yo en los descansos cortos me preparo un café, hago una asana de yoga, leo mi frase positiva de la semana o bailo una canción que me suba la energía. En los descansos largos hago una llamada o envío whatssap a alguien que sé que me va a aportar energía positiva, no llamo a mi pareja si tuve una discusión y aún no hemos arreglado nada, eso lo dejo para un momento más oportuno. Tampoco localizo al amigo que se me va a contar un drama (el amigo con el drama le dejamos también para nuestro tiempo personal, porque es amigo y queremos ayudarle) Elije bien lo que haces en tus descansos. Lo demás puede ser importante pero no urgente.


“Enséñame lo limitado de mi tiempo, porque el bien de la vida no radica en su extensión sino en su uso” (Séneca)

Te puede interesar: Dónde pongo la meta llevo mi vida: EL ARTE DEL BUEN LÍDER

 

*Patricia Doménech


Bailarina, Artista, Graduada superior en pedagogía de la Danza y Coreografía

En DMT (Danza movimiento Terapia)


Fundadora del programa LiderarconArte

Escritora del Cuento Pepa Tacones

Programa En LGN Radio “ApasionArte”

Especialista en Técnicas creativas y divertidas para CEOS y equipos de trabajo


Linkedin.com/in/patricia-domenech-aa48ab3b/