El alto precio que pagas por ser un empresario de éxito: Con L de Liderazgo

*Adriana Alanis



La semana pasada te escribí sobre el cambio, sobre el miedo que nos genera el cambio, sobre que este miedo es totalmente normal, es de seres humanos tener miedo, pero también de los grandes costos que implica el aferrarse al status quo y rechazar el tremendo potencial que nos brinda el cambio.


Hoy te quiero platicar acerca del precio tan elevado que un empresario debe pagar por serlo… pero también de las estrategias que puedes implementar para disminuirlo. Así como generas con tu equipo de contadores estrategias fiscales para poder disminuir tus impuestos (obvio todo legal, sin evasión ni nada), de la misma manera hay estrategias para poder disminuir el costo de ser un gran empresario.


Pero partamos del principio. ¿Cuál es el costo de ser un gran empresario? En primer lugar (y de ahí se desprenden otros tantos), está, sí o sí, el tiempo. Muchísimos de los empresarios que se acercan a solicitar mi asesoría, tienen un problema central: la falta de tiempo. Si el empresario es el primero en llegar y el último en irse, no toma vacaciones porque qué va a pasar con la empresa, y tiene dos días de descanso al año (platiqué con una empresaria que tiene ¡¡¡UN SOLO DÍA DE DESCANSO AL AÑO!!!), entonces, querido, querida… algo estás haciendo mal.


Una amiga muy querida tiene dos empresas, es dueña de una franquicia muy fuerte en nuestro estado, es mamá de dos bebés pequeñas, tiene una organización civil, y además ¡¡¡se la pasa en eventos empresariales!!! Una vez, nomás por joder, le dije “¡ya ponte a trabajar!” y ella me respondió algo que me dejó marcada. Me dijo: “¡estoy trabajando! ¡Mi trabajo es hacer relaciones!”. ¿Cuánto tiempo le dedicas tú, que me lees, a hacer ESA parte de tu trabajo? ¿Cuánto tiempo dedicas a hacer relaciones? Si no vas a eventos de las cámaras a las que perteneces, si no asistes a sesiones de networking, si no te vas a desayunar con tus clientes o tus proveedores, (dicho sea de paso, si no comes con tus hijos) porque estás muy ocupado en la operación de tu negocio, entonces querido, querida… algo estás haciendo mal.


Y no es porque no quieran irse de vacaciones, no es porque no quieran irse a tomar una cervecita con sus clientes, no… simplemente es porque en algún momento de su operación cotidiana se empezaron a llenar de actividades que no les correspondían… que un colaborador llegaba y les decía “jefe es que no sé cómo hacer esto” y salía el clásico “trae, yo lo hago”, o “es que no me contesta”, “trae yo le llamo”, y entre “trae yo lo resuelvo”, “trae yo lo veo”, “trae” y “trae” pues se les olvidó que ESO le correspondía a la otra persona, y ahora no saben cómo devolver el balón, porque ni siquiera se han dado cuenta que se adueñaron de balones ajenos. Así le pasó a un coachee con el que estoy trabajando en este momento, cuando le conté esta analogía me dijo “si Adriana, justo así me pasó, tengo muchas actividades que no eran mías, pero yo me adjudiqué y ahora ya son parte de mis funciones, pero en realidad no lo eran”.


Hay que disminuir el tiempo que le dedicas a la operación del negocio, aprendiendo a delegar de manera estratégica, a confiar en tu personal, a comunicar de mejor manera, a generar un equipo SWAT en el que cada quien haga lo que tiene que hacer cuando lo tiene que hacer sin que tú estés con el látigo en la mano. La meta es que tu empresa funcione perfectamente bien contigo o sin ti (de hecho, de preferencia sin ti), y que tú te dediques a cerrar negocios en un desayuno o jugando al golf. Adriana eso es para Carlos Slim, pero no para mí. ¡¡¡Obvio que es para ti!!! ¡Tu trabajo es construir relaciones! Si no has podido hasta ahora, entonces empieza a hacer los cambios requeridos para ahora sí poder. El problema no es la gente que te rodea, el problema es que tu no has tenidos la capacidad de sacar todo su potencial.


Mi trabajo es justamente guiarte a ti a hacer esto posible, a que disminuyas el tiempo que dedicas a la operación de tu negocio y que te dediques a lo que realmente te nutre y te hace feliz. Mi trabajo es darte herramientas que te ayuden a recobrar el control de tu tiempo y equilibrar tu vida personal y laboral. Mi trabajo es ayudarte a transformar tus relaciones, recuperar la salud, dejar el estrés, tener tiempo para jugar con tus hijos… ¿Quieres? Agenda una sesión totalmente gratuita para contarte cómo hacerlo posible.


Da click aquí y empieza tu transformación ¡ya! ¿O qué? ¿Vas a esperar a tener tiempo?


Te puede interesar: El dolor de ver cerrar una empresa: Con L de Liderazgo

 

*ADRIANA ALANIS

Coach, formadora, entrenadora y mentora de líderes. Creadora de la Metodología 3L: Liderazgo de tu Vida, Liderazgo de tu Equipo y Liderazgo de tu Productividad. Autora del libro DE JEFE A LIDER COACH y creadora de la Agenda del Líder Disruptivo. Profesora universitaria con más de 20 años de servicio y vicepresidenta COPARMEX Hidalgo, Premio Nacional a la Mujer 2020 y Galardón Forjadores de México 2021.

Facebook/adrianaalanismentora

Instagram: @adrianaalanismentora

Twitter: @aalanismentora