Conoce los tres factores de dispersión atencional que merman la calidad de: Mi vida, su significado

*Kazumi Murata


Imagen tomada de PNL Hoy

Un chat -en el que participo- que se supone que se formó para convivir armónicamente entre un grupo de personas, lejos de aportar armonía se convirtió en un derroche de quejas. Uno de los participantes hizo un comentario al respecto y se armó un lío, pero al final, después de muchas discusiones y de que algunos participantes se salieron, el ambiente cambió y se tornó más amable.

Hemos crecido pensando que quejarnos es una práctica efectiva para superarnos y mejorar diversos aspectos de la vida, incluso acostumbramos usar la frase “quejas y sugerencias”, pero la realidad es que la queja no nos ayuda, al contrario, nos drena, nos pone de malas, nos afecta.

En un artículo anterior hablé sobre el foco atencional. Ahí dónde ponemos la atención está la conciencia. Sin embargo, muchas veces hacemos las cosas en mecanicidad. ¿Te ha pasado que vas camino a tu casa -sin importar si vas en camión, taxi, coche, caminando- y cuando llegas no recuerdas el recorrido? Eso pasa porque alguno -o varios- de los factores de dispersión atencional entraron en acción.

El modelo educativo de Semiología de la Vida Cotidiana® considera que son tres, los factores de dispersión atencional, aquello que no nos permite vivir plenamente en el presente:

1. Fantaseo: “Ausencia del manejo consciente del foco atencional”. ARS

2. Parloteo: “Habla insulsa, carente de una estructura deliberada de significación, discurso automatizado, puramente reactivo”. ARS

3. Queja: “Expresión interna o externa de un conflicto con mi Principio de Realidad, derivada de la formulación de un juicio de valor”. ARS

El fantaseo es cuando estamos en todas partes al mismo tiempo sin estar en ningún lado y perdemos el foco atencional. Pasar horas en las redes sociales sin ningún propósito específico, sin rumbo y sin límites es parte del fantaseo. Una vez, un consultante me preguntó que qué tenía de malo fantasear si estaba imaginando cosas bonitas, y sí, quizá genere sensaciones agradables, pero no nos permite poner los pies en la tierra; finalmente es fugarse de uno mismo y de lo que en cada momento corresponde hacer para que nuestra existencia tenga mayor sentido.



El parloteo es el fantaseo verbal, hablar por hablar. Cuando tratamos de llenar esos silencios que solemos llamar incómodos con alguna plática sin sentido, cuando nos perdemos en nuestro propio discurso. Este discurso puede ser expresado hacia afuera, pero muchas veces parloteamos con nosotros mismos. Recuerdo una noche que prácticamente no dormí por estar parloteando mentalmente acerca de con qué corte de cabello me vería mejor, argumentándome que por la forma de mi cara era mejor un corte así o de otra manera, cuando a las dos de la mañana no solucionaba absolutamente nada.

El fantaseo y el parloteo conducen, generalmente, a la queja.

La queja es un sistema de retroalimentación de emociones negativas: se emite un juicio, luego viene la queja y ésta genera emociones negativas. Cada vez que nos quejamos volvemos a vivir el conflicto. Observa cuántas veces te quejas al día, y pregúntate de todas esas quejas cuál te ha generado algún bienestar.

Claro que hay veces que nos damos cuenta de que existen áreas de oportunidad para mejorar. ¿Cómo expresarlo sin caer en la queja? A través de una descripción, quitándole toda carga emocional.

Cuando vas a hacer una declaración de los hechos y empiezas a quejarte o a lamentarte, quien está transcribiéndolo, no escribe tus quejas ni te consuela, simplemente te invita a que seas conciso. ¡Ah, pues así mero!

Observa cómo eliminando el fantaseo, el parloteo y la queja, la vida es más agradable. Te invito a que hagas la prueba.


Te puede interesar: Descubre el poder y las implicaciones que tiene tu libertad de elección: Mi vida, su significado

 

*KAZUMI MURATA

Consultora y Comunicadora certificada en Semiología de la Vida Cotidiana®

Miembro certificado de la Asociación Internacional de Semiología de la Vida Cotidiana A.C.

Terapeuta holística: terapia cuántica y practicante de Barras de Access Consciousness®

Apasionada del buceo. Escritora

Facebook: kazumimurata.semiologa

Instagram: kazumimuratasemiologa

Página web: www.kazumimurata.com

Pinterest: @kazumimuratasemiologa

kazumisemiologa@gmail.com