Con "L" de Liderazgo: tu mejor inversión

*Adriana Alanis


Imagen tomada de fabiandiazmx

La semana pasada te escribía acerca de hacer un RESET y hacer un cambio drástico, aprovechando la efervescencia del año nuevo. Sin embargo, desgraciadamente la mayoría de la gente se estaciona en un “así soy, ¿y qué?”, dicen que ya así son y pues así se van a morir, y que no hay de otra… pero yo estoy plenamente cierta de que el buen Dios nos ha hecho un maravilloso obsequio cuando nos creó: nos hizo IMPERFECTOS. Al principio yo decía, “¡ay! ¡Ese Dios se pasó de mala onda! ¿Cómo que imperfectos? ¡Chale! ¿No quiere competencia o qué onda?” … pero el día de hoy ya entiendo Su finalidad. El hacernos imperfectos nos da la bendita oportunidad de buscar cada día nuestra evolución, nuestro cambio, nuestro ser mejor…


Está en nuestra naturaleza, estamos creados precisamente para la mejora cotidiana, si así no fuera, entonces no entiendo la misión de las escuelas, desde el kínder hasta los post post post postgrados… cursos, diplomados, talleres, conferencias, libros, audiolibros, programas, tutoriales… ¿y qué me dicen de los psicólogos, sacerdotes, consejeros, coaches y mentores (cada viejo alaba su bordón, no puedo dejar de alabar el mío propio) cuya misión ha sido la de ayudar al otro a buscar ser mejor que un día antes?


Porque nadie es el mismo, nadie NO cambia, todos evolucionamos, unos más, unos menos… pero al fin de cuentas, si el río siempre tiene agua nueva, a ti, qué te impide buscar tu evolución, tu crecimiento? Recuerdo que hace poco, en Clubhouse, hablábamos de nuestro inventario de logros del año pasado y algo que me quedó muy marcado fue que varias personas coincidimos en decir que lo mejor que podemos hacer para lograr más metas es invertir en nosotros mismos, invertir en nuestro crecimiento, en nuestra formación, al final del día tu eres tú mejor y más grande inversión. Invierte en ti, no escatimes, no te detengas. Decía Benjamin Franklin: “Vacía tus bolsillos en tu mente, que tu mente llenará tus bolsillos”.


Muchos de mis coachees y mentees me dicen “es que no quiero que mi equipo de trabajo sepa que estoy en un proceso de coaching”, ¡¡¡pero es al contrario!!! ¡Está padrísimo que lo sepan! Ven la vulnerabilidad de su líder, pero también ven las inmensas ganas de ser mejor, y eso les genera mucha admiración, incluso solidaridad. Cuando les dejo algún desafío o tarea que involucre a otros, tipo sus colaboradores, su pareja o sus hijos, una de las instrucciones es que les digan “esta es una tarea que me dejó mi coach, ¿me ayudas a hacerla?” y se produce una magia ¡espectacular! en la relación.


Por eso esta semana te invito a que reconozcas la labor de alguien, el esfuerzo de superación de alguien, es más, te invito a que te veas a ti mismo o a ti misma, y revises cómo has evolucionado, en qué aspectos no eres la misma persona que hace 1 mes, que hace 1 año, que hace 10, mi deseo es que sigas creciendo, sigas evolucionando y que cada día encuentres tu mejor versión.

¿Ocupas ayuda? Agenda una sesión totalmente gratis conmigo, simplemente da click aqui


Te puede interesar: Con "L" de Liderazgo: Reset, año nuevo, vida nueva

 

*ADRIANA ALANIS

Coach, formadora, entrenadora y mentora de líderes. Autora del libro DE JEFE A LIDER COACH y creadora del podcast REINGENIERÍA DE LÍDERES. Profesora universitaria con más de 20 años de servicio y vicepresidenta COPARMEX Hidalgo, Premio Nacional a la Mujer 2020 y Galardón Forjadores de México 2021."

Facebook/adrianaalanismentora

Instagram: @adrianaalanismentora

Twitter: @aalanismentora

Entradas Recientes

Ver todo</