Con "L" de Liderazgo: Cómo establecer tus metas



Por *Adriana Alanis


¡Hola! Soy Adriana Alanis, y es un privilegio estar compartiendo contigo esta primera entrega de mi parte, deseo que mi contribución para ti sea de alto valor, y confío que cada lunes me estarás acompañando. ¡Millones de gracias por leerme!


Estamos a punto de empezar un nuevo año, y nos ponemos esos dichosos propósitos de año nuevo, que para el 2 de enero ya quedaron en el olvido. ¿Por qué nos pasa esto? Muy simple.

1) porque son los mismos de siempre: hacer ejercicio, bajar de peso, dejar de fumar. Son simples intenciones que no tienen ni siquiera una estructura correcta.

2) porque son lo que quieren de mi, pero no son lo que YO QUIERO DE MI. ¿de verdad quiero bajar de peso? ¿O es porque mi mamá me está duro y dale “ya ponte a dieta”?

3) ¡Son super ambiguos! Y no me dan la claridad que requiero para llevarlos a cabo. Y la ambigüedad nos mantiene en la zona de confort. ¿Has escuchado hablar de la zona de confort?


Esa zona calientita y cómoda pero que no te permite crecer y llegar al siguiente nivel. Una de las cosas que más te impulsan a salir de tu zona de confort, es sin duda, el hecho de no tener una meta. ¡¡¡Pero una meta real!!! Porque luego les pregunto a mis coachees: “cuál es tu meta en la vida?” y me responden “ser feliz…” y se quedan mirando al horizonte con ojos de borrego a medio morir… pero si me dan esta respuesta tan ambigua, yo les pregunto “y como te darás cuenta que ya llegaste a tu meta?”, obviamente ahí es donde no saben cómo responder… este ejercicio lo hago, no por afán jodón, más bien para que se den cuenta de la diferencia entre un sueño y una meta… ¿sabes cuál es?


UNA FECHA. ¿Quieres realmente lograr un objetivo? ¡¡¡Ponle fecha!!! ¡Una fecha es como un cohete que te prenden y que te lanza al infinito! Muchas personas no utilizan esta herramienta maravillosa que es el establecimiento de metas, por cuatro razones:

1) porque no las consideran importantes: si tu creciste en un ambiente donde las metas no importan, obviamente no les vas a dar importancia, y vas a vivir sin ellas…

2) porque no saben cómo hacerlo: como te decía, la gran mayoría de la gente piensa que “ser feliz” o “llegar a ser millonario” es una meta, y una meta es algo tan poderoso, que te puede, literal, cambiar la vida, así que es menester aprender a hacerla correctamente.

3) tememos al fracaso: ¿que tal si no lo logro? Así que mejor no hago metas; y

4) tememos al rechazo: muchos emprendedores me van a comprender: esas voces que escuchamos, que desgraciadamente son las más cercanas a nosotros, tipo mama, papa, hermanos, amigos, pareja, etc., que nos pueden decir: Estas loco, eso no se puede, tú y tus sueños guajiros, mejor ya consíguete un trabajo de verdad.


Y ¿sabes? Muchas veces esas voces salen victoriosas. Si realmente quieres lograr tus metas, a pesar de tus voces circundantes, rodéate de personas que ya hayan logrado lo que tú quieres, rodéate de personas que ya son como tú quieres llegar a ser, serán tu red de apoyo, te darán tips, estrategias, y sobre todo, te darán la energía para poder seguir adelante. Te deseo que este año que inicia esté lleno de propósitos y metas cumplidas.

¡Feliz año 2022!


Te puede interesar: Diez ventajas del periodismo de marca dentro de un emprendimiento o negocio

 

*ADRIANA ALANIS

Soy especialista en lograr, en tiempo récord, transformaciones radicales en el estilo de liderazgo con impacto en la productividad, empowerment, comunicación, eficiencia y trabajo en equipo, mejora en el clima laboral y logro de metas financieras.

Licenciada en Turismo por el Instituto Politécnico Nacional y maestría en Administración de Empresas por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

También soy profesora universitaria en el área académica de Psicología de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, con más de 20 años de servicio; es vicepresidenta de COPARMEX Hidalgo y scout activa.

Facebook/adrianaalanismentora

Instagram: @adrianaalanismentora

Twitter: @aalanismentora