Cómo manejar la zona de confort: El arte del buen líder

*Patricia Doménech


Imagen tomada de Recursos de Autoayuda

La zona de confort es un estado mental que se enfoca en la posibilidad de evitar todo tipo de miedo o ansiedad llevándonos a la paralización para no salirnos del lugar en el que estamos ¡PREMIO EMPIEZA LA FIESTA! aquí está la trampa, pues el viaje de la vida no consiste en no tener sombras (esto es imposible) consiste en integrarlas con nuestras luces cada día. Debemos sabernos y reconocernos cómo seres imperfectos cuya misión en esta vida es, crecer a nivel consciente cada día un poco más. Creer que podemos alcanzar la perfección es el acto más soberbio que podemos tener. Creer que la vida es siempre guay, no da retos, nunca pasa nada malo, es un acto de “infantilismo” y un grandísimo error.


La vida es por tanto, jugar constantemente, hacer malabarismos, gestionar. La vida es danzar, sabiendo que un día darás un traspiés, otro te caerás y otro lo harás genial.


Entender esto nos transformará por completo. Cuando nos empeñamos, tanto personal como profesionalmente en no cambiar, estamos cavando nuestra propia tumba, porque la vida nos va a venir con un zarandeo para que hagamos lo que tenemos que hacer, que a grosso modo: fluir y experimentar siendo felices con ese viaje.


Cuando no queremos cambiar y no prestamos atención a las necesidades actuales, estamos sumidos en la peligrosa zona de confort, esto nos impedirá crecer y avanzar con el mundo. No se puede jugar a los juegos de Hoy, con las reglas de Ayer, es inútil. Si observamos, la naturaleza es constante cambio, la tierra está constantemente girando alrededor del Sol originando los Días y las Noches los inviernos y los veranos ¡¡¡Dónde vamos nosotros a paralizarnos!!!


Eso sí, salir de la zona de confort requiere valor y cambio de mentalidad. Pero nosotros somos muy valientes y tenemos capacidad para hacernos amigos del riesgo, manejarlo, aceptar su existencia y de nuevo bailar: “No siempre elegimos la música que la vida nos toca, pero sí podemos elegir como la bailamos”


Otro de los aprendizajes que me ha dado la vida ha sido este, te puedo asegurar que hay cantidad de cosas que no he hecho al 100 % por querer minimizar lo riesgos, en mi caso evitaba siempre el sufrimiento emocional. Más que no hacer al 100% he ido rodeando cosas, para no enfrentarme a ellas y sabes que …...cómo te dije antes, me ha dado igual, porque la vida me las ha puesto de nuevo enfrente para asumirlas o mejor dicho para VIVIRLAS



Mi consejo de hoy es que observes tu vida y anotes todas aquellas cosas que estás dejando de hacer por miedo. Identifica aquellas circunstancias dónde te sientes más paralizado que abierto. Cuando hayas identificado alguna empieza a mover el cuerpo, da igual cómo… no te imaginas el poder que tiene este pequeño gesto, la asociación que estás estableciendo es brutal, tu inconsciente empieza a desempolvarse.


Recuerda esta frase que te ayudará a entender la transitoriedad de la vida y así no perderás energía en resistirte a ella:

“Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos” (Heráclito)


Te puede interesar: Reflexiones artísticas sobre tu empresa: El arte del buen líder

 

*Patricia Doménech


Bailarina, Artista, Graduada superior en pedagogía de la Danza y Coreografía

En DMT (Danza movimiento Terapia)


Fundadora del programa LiderarconArte

Escritora del Cuento Pepa Tacones

Programa En LGN Radio “ApasionArte”

Especialista en Técnicas creativas y divertidas para CEOS y equipos de trabajo


Linkedin.com/in/patricia-domenech-aa48ab3b/