Cómo crecer un 1% cada día: el arte del buen líder

*Patricia Doménech



Por el contrario, si empeoras 1% todos los días durante un año, tu desempeño llegará casi a cero. Lo que empieza como una pequeña victoria o un pequeño tropiezo se acumula en algo mucho mayor con el transcurso del tiempo ¡¡¡OMG pues sí que empezamos bien !!!


No te apures que hoy te invito a hacer una reflexión que te ayudará a cambiar tu vida en todos los aspectos

El método Kaizen es el que nos invita a hacer esa mejora del día a día. Si bien fue un método desarrollado originalmente para ayudar a los negocios a mejorar y tener éxito, este es igual de aplicable a nuestras vidas personales. Es siempre necesario construir nuestras vidas de dentro afuera y en coherencia. Mi consejo siempre es cohesionar nuestro interior con nuestro exterior. Hacer las cosas desde nuestra personalidad e integridad. Y si vamos un poco más lejos, desde nuestro propósito de vida : concepto que merece otro post , por lo que se genera en torno a él.


Kaizen nos invita a NO enfocarnos en un objetivo muy grande que nos abrume de tal forma tanto que nos impide actuar, a NO creer que hay una fórmula mágica que nos salvará. Cazar fórmulas mágicas son “cuentos de la lechera” para tu crecimiento personal que al buscarlas, sientes todo el placer, sin tener resultados concretos.


En todo este barullo de ideas hay una que aparece y que es totalmente necesaria tener clara: Nunca hay un destino al que llegar, el secreto es caminar y disfrutar del viaje.

Que quede constancia que este concepto me lo repito todos los días a mí misma. Siempre he sido muy resultista e impaciente, y lo peor, los resultados tenían que ser los que yo me había forjado en mi imaginaria.


Ahora estoy aprendiendo a bailar con la música que la vida me propone, usando mi creatividad y mi confianza en mí misma. Te puedo asegurar que me lo estoy pasando mejor, estoy avanzando, reconozco que a veces parece que no se hacia dónde ….... en esos momentos respiro, agradezco y sigo caminando


Te voy a dejar un cuento de Loren Eisley

Érase una vez un escritor inteligente y muy culto que, además, decía tener una gran sensibilidad sobre las cosas importantes de la vida.


Una mañana, mientras paseaba por la playa vio un muchacho que se dedicaba a coger estrellas de mar de la orilla y lanzarlas de nuevo al mar. Asombrado le preguntó que porqué hacía eso a lo que el muchacho respondió – si no lo hago muchas morirán —Ay, alma cándida, esto que haces no tiene sentido ¿No ves lo grande que es esta playa? Hay miles de estrellas y nunca tendrías tiempo para salvarlas a todas. Lo que yo te diga: no tiene sentido —replicó el escritor. Entonces, el joven lo miró fijamente, cogió una estrella de mar de la arena, la lanzó con toda su fuerza por encima de las olas y exclamó: ¡Para esta sí lo tiene! El escritor, desconcertado y no sabiendo qué responder, se marchó ofendido a su casa y se encerró en su habitación. Y allí estuvo el resto del día pensando en lo sucedido por la mañana. Llegó la noche y, como su cabeza no paraba de dar vueltas pensando en el chico de las estrellas, no podía conciliar el sueño. Pero, en un momento de lucidez, entendió. A la mañana siguiente desayunó, corrió rápidamente a la playa, buscó al joven y le ayudó. Con él, ya eran dos Lanzadores de Estrellas.


Recuerda: Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo (Eduardo Galeano)

Te puede interesar: Conoce las características de un líder consciente: el arte del buen líder

 

*Patricia Doménech


Bailarina, Artista, Graduada superior en pedagogía de la Danza y Coreografía

En DMT (Danza movimiento Terapia)


Fundadora del programa LiderarconArte

Escritora del Cuento Pepa Tacones

Programa En LGN Radio “ApasionArte”

Especialista en Técnicas creativas y divertidas para CEOS y equipos de trabajo


Linkedin.com/in/patricia-domenech-aa48ab3b/