Alimentación basada en plantas ¿Qué es?: Camino del Bienestar

Por Marcela Padua



Cuando comencé a buscar información seria acerca de la “alimentación basada en plantas” o “alimentación vegetal” lo primero que vino a mi mente fue que se trata de renombrar de alguna manera lo que ya constituye para muchos de nosotros lo cotidiano, es decir, alimentación de tipo vegetariana o bien vegana.

Por supuesto, hay quienes afirman que hablamos de cosas totalmente diferentes –que lo vegano, lo vegetariano y lo basado en plantas tienen poco o nada en común- en tanto otros se congratulan al otorgar una denominación “no ideológica” a una forma de comer y nutrirse cuyos componentes son casi en su totalidad de origen vegetal.

¿De qué se trata?

La Alimentación Basada en Plantas (Plant Based Diet) es un estilo abundante en vegetales y frutas, granos enteros como las legumbres (garbanzos, lentejas, frijoles, ejotes) y cereales integrales (arroz integral, quinoa, mijo, cebada, trigo sarraceno, etc.), así como frutos secos y semillas. Todo ello en sus versiones lejanas al procesamiento industrial.

Abundancia es precisamente el concepto que se quiere transmitir cuando se habla de alimentación basada en plantas, para englobar en ella todo un mundo de posibilidades, todo aquello que produce la tierra, todas las variedades agrícolas disponibles en cada región y en cada estación/clima a lo largo del año. Se trata de una alimentación predominantemente constituida por componentes del reino vegetal.

En forma incluyente, porque es válido agregar otras categorías alimentarias como pescados y mariscos, carnes blancas, carnes rojas, derivados lácteos, de acuerdo con las preferencias individuales y/o la disponibilidad de productos al alcance de la población. Aunque esta parte represente un porcentaje pequeño de la alimentación.

Vegano y vegetariano ¿también?

“El consumo a base de plantas no es lo mismo que ser vegetariano, vegano, ovo-lacto vegetariano, pesco-vegetariano u omnívoro, ya que éstos se basan en excluir alimentos, mientras que en la alimentación basada en plantas se priorizan ciertos grupos alimenticios”, dice la maestra Mariel Lozada Mellado, profesora de la Licenciatura en Ciencia de la Nutrición Humana (LCNH) de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Ella explica que “este patrón dietario es rico en cuatro componentes: fibra, vitaminas, minerales y fitoquímicos, los cuales brindan beneficios a la salud”.

Ahora bien, es innegable que la alimentación vegetariana es una basada en plantas, y que la alimentación vegana es también basada en plantas, entonces ¿por qué llamarles de otra manera contribuyendo a una confusión prescindible?

Más allá de la confusión

Desde mi perspectiva, no hay razones suficientes para abonar a esta confusión utilizando distintos nombres. Una alimentación predominantemente vegetal constituye una vía confiable hacia el mantenimiento de la salud en el mediano y largo plazo, llámese vegana, basada en plantas o vegetariana.

Lo que sí es favorable y tal vez muy favorable es que la utilización de la frase “alimentación basada en plantas” nos saca del polémico terreno de las bizarras discusiones acerca de que “comemos vegetales para no maltratar a los animales” o de los clichés comunes como “le podemos ofrecer ensalada de lechugas” como única opción en el menú.

El sitio web Vegaffinity nos dice que "cuando alguien se hace vegetariano reduce drásticamente las grasas saturadas y colesterol, pero aumenta su ingesta de vitaminas, minerales y fibra." Con ello, así de simple, mejora la salud cardiovascular, así como la condición de quienes viven dependientes de insulina, padecen cáncer, obesidad y muchas otras enfermedades.

¿Cuánta gente come “vegetal”?

Visto a nivel mundial, se estima que un 10 % de la población tiene un patrón dietario a base de plantas. La India es el país que encabeza la lista con la mayor cantidad de personas que se adhieren a este hábito.

La tendencia es marcadamente creciente desde hace un lustro y algo a destacar, no se trata sólo de jóvenes como muchos artículos mencionan. La población madura, con 50 años y más, también está siguiendo las pautas de la alimentación vegetal, vegetariana o vegana.


Te puede interesar: Bájale a la ansiedad con Mindfulness: Camino del Bienestar

 

Marcela Padua es consultor organizacional y terapeuta. Durante varios años trabajó en el mundo editorial, como publisher y columnista. Fundó y dirige XARENI Consultores, firma dedicada a la comunicación, mercadotecnia y relaciones públicas, especializada en tecnología. En paralelo ha desarrollado un fuerte trabajo de preparación y práctica como terapeuta, alrededor de la medicina tradicional china y la alimentación consciente, teniendo como eje principal el ChiKung.

Facebook: Centro Sanbao, Marcela Padua y XARENI Consultores

LinkedIn: Marcela Padua

® El nombre de la columna y su contenido están registrados y protegidos por Derechos de Autor a favor de su creadora Marcela Eugenia Padua Díaz.

Entradas Recientes

Ver todo