A dónde van los recuerdos: Camino del Bienestar

Por Marcela Padua



¿Te has preguntado a dónde van a parar los recuerdos de una persona? ¿Desaparecen, se desconectan, se pierde la ruta de acceso o sólo se esconden?


Estos cuestionamientos se han hecho cientos o miles de veces en los entornos de la ciencia. Hay investigaciones bien documentadas con grandes procesos experimentales que las sustentan. Actualmente se suma a ello la aplicación de algoritmos vía la inteligencia artificial para profundizar en las indagaciones que desmenuzan la actividad y conexiones entre las neuronas, en la zona del hipocampo, en la corteza prefrontal y en el caldo nutricional de los neurotransmisores, hormonas y demás sustancias que permean el cerebro.


No obstante, las respuestas están lejos de ser concluyentes.


Confusión, torpeza, olvido


Se trata de un tema fascinante, si lo revisamos sólo como curiosos o atentos espectadores de cosas que les pasan a otras personas.


Pero, cuando nos toca de cerca porque alguien en la familia (sobre todo en la familia) comienza a presentar síntomas de olvidos, confusiones, torpezas, que no relacionamos con nada más que falta de atención ¡cuidado! porque tal vez estamos ante el inicio de un padecimiento al que elegantemente se le conoce como demencia (senil) y que para decirlo con crudeza acaba siendo un perderse a sí mismo, borrarse, del propio tiempo-espacio, borrarse de la vida, porque se van perdiendo los recuerdos.


Si se presenta un lapso con pérdida de memoria, tenemos una llamada de atención, y puede ser el primer síntoma de una larga cadena que conduce a las demencias o al Alzheimer.


La llamada de atención en principio es sólo eso, no debe convertirse en un estado obsesivo de preocupación y estrés, porque entonces nuestro organismo está alimentando -bioquímicamente hablando- un esquema de “urgencia” que agota muchos de sus recursos internos y deja de nutrir a las neuronas, que acaban debilitándose a la par de los procesos mentales-cerebrales.


Hay otros síntomas que sumados a las pérdidas de memoria constituyen el cuadro de alerta principal:


· confusión, torpeza y desorientación;

· no encontrar las palabras adecuadas para nombrar las cosas;

· repetir una y otra vez las mismas preguntas o las mismas historias


Cuando estos síntomas se vuelven recurrentes y/o simultáneos, hay que

buscar evaluación médica.


Acciones preventivas


El cerebro se vuelve más fuerte cuanto más se use, al igual que los músculos. Así que ¡a trabajar! Las conexiones neuronales se multiplican cuando leemos -comprendiendo la lectura-; cuando intercambiamos opiniones con otras personas analizando lo que se dice; resolvemos crucigramas, rompecabezas y similares; cuando aprendemos y/o nos expresamos en otro idioma.


Pero también ayudamos a que el cerebro funcione mucho mejor desde la alimentación, gracias a nutrientes como minerales y ácidos grasos que obtenemos de los frutos secos, de germinados, de pescados, de frutas.


Sin olvidar que las horas de sueño, el buen dormir, no sólo sirven para descansar, sino que es el tiempo en el que metabólicamente el organismo se repara, se brinda a sí mismo mantenimiento.


Y qué decir del ejercicio, la actividad física rutinaria para mover todos los grupos musculares, mantener el equilibrio, la fuerza en las piernas, movilidad en brazos y tronco, flexibilidad en el cuello.


Junto con las actividades anti-estrés: relajación profunda, meditación guiada, entre otras.


Al cierre


Apenas tocamos la superficie de este tema y aún no mencionamos siquiera la parte de cifrado, desconexión o pérdida de los recuerdos, que exploraremos en otra ocasión.


 

Marcela Padua es consultor organizacional y terapeuta. Durante varios años trabajó en el mundo editorial, como publisher y columnista. Fundó y dirige XARENI Consultores, firma dedicada a la comunicación, mercadotecnia y relaciones públicas, especializada en tecnología. En paralelo ha desarrollado un fuerte trabajo de preparación y práctica como terapeuta, alrededor de la medicina tradicional china y la alimentación consciente, teniendo como eje principal el ChiKung.

Facebook: Centro Sanbao, Marcela Padua y XARENI Consultores